Bulliciosa Germaine Cellier

Ahora que todo el mundo habla de pioneras vamos a recordar a Germaine Cellier, perfumista iconoclasta, autora de Vent Vert, de Bandit, de Fracas, y de otros aromas ya legendarios que destacan con luz propia cuando evocamos la euforia creativa que vivió la industria de la perfumería tras la Segunda Guerra Mundial. Aromas osados, desbordantes de color y contrastes, que se han equiparado al fauvismo por su estruendosa expresividad.

Nacida en Burdeos y química de profesión, Germaine Cellier (1909-1976) se inició como perfumista en Roure. Su nombre empezó a sonar en 1944, cuando en el París todavía ocupado por el ejército alemán, el modisto Robert Piguet le encarga su primer perfume, el primero para ambos. Nace así Bandit, una osada mezcla de cuero y violeta, que resultó todo un éxito y apuntaló el prestigio profesional de su creadora.

El triunfo se repitió al año siguiente con Vent Vert, y el patrocinio esta vez de Pierre Balmain que acababa de abrir su propia casa de costura. Con su sobredosis de galbanum –un ocho por ciento–, Vent Vert inaugura una nueva línea aromática, los florales verdes, cuya nota dominante no es ya la rosa ni son las flores blancas sino un ingrediente mucho más acre y mordaz, el gálbano. Se dice que Colette lo presentó en el festival de Cannes como un perfume “para las diablesas de hoy” y que era el favorito de Daphne du Maurier.

La colaboración Cellier-Balmain se prolongó durante años dejando una notable estela de nombres legendarios: Elysées 64 83 (1946), Jolie Madame (1953), Monsieur Balmain (1964), Miss Balmain (1967)…, y una misteriosa Eau de Geranium que el modisto se reservó para sí mismo. Son nombres que muchos recordamos asociados a los encantadores carteles publicitarios de René Gruau.

En 1948 Cellier recibió un nuevo encargo de Robert Piguet. Esta vez se llamó Fracas, que no significa fracaso sino algarabía, y es uno de los nardos más bellos de la historia.

De La Fuite des Heures, un chypre creado para Balenciaga en 1949, la fórmula se ha perdido. De él apenas quedan algunos frascos, prácticamente vacíos, que todavía se ofrecen en ebay.

Germaine Cellier murió en París, en 1976, dejando una estela única de perfumes de vanguardia.

Perfumes de Germaine Cellier

  •    1944. Bandit, Piguet.
  •    1945. Vent Vert, Balmain.
  •    1946. Elysées 64 83, Balmain.
  •    1946. Coeur Joie, Nina Ricci.
  •    1948. Fracas, Piguet.
  •    1949. La Fuite des Heures, Balenciaga.
  •    1953. Jolie Madame, Balmain.
  •    1964. Monsieur Balmain
  •    1967. Miss Balmain

Esta entrada fue publicada en Perfumes de culto y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s