Bulgari y Roma

Gargantilla de oro con rubíes, zafiros, lapislázuli y diamantes, 1979. Collección Heritage de Bulgari, Roma.

Gargantilla de oro con rubíes, zafiros, lapislázuli y diamantes, 1979. Collección Heritage de Bulgari, Roma.

La exposición “Bulgari y Roma” que puede verse ya en el Museo Thyssen-Bornemisza, quiere recordar la estrecha relación que une a esta joyería con la Ciudad Eterna. Se trata de una sugerente mirada que enlaza arquitectura y orfebrería, para resaltar la impronta de la ciudad monumental en las creaciones de esta firma italiana.

Ippolito Caffi. El Coliseo, 1847. Museo di Roma, Palazzo Braschi, Roma.

Ippolito Caffi. El Coliseo, 1847. Museo di Roma, Palazzo Braschi, Roma.

Desde su fundación en 1884, Bulgari ha procurado imbuir en sus diseños los rasgos más determinantes y admirables del paisaje romano. El Coliseo, las fuentes de Piazza Navona, las cúpulas o los reflejos dorados del Barroco inspiran a diseñadores y orfebres, y reaparecen interpretados en joyas y todo tipo de objetos preciosos.

Polvera de plata con moneda de oro de Baviera (1410-1436), 1940. Colección Heritage de Bulgari, Roma.

Polvera de plata con moneda de oro de Baviera (1410-1436), 1940. Colección Heritage de Bulgari, Roma.

La muestra reúne 140 piezas de la Colección Heritage de Bulgari –entre ellas, joyas que pertenecieron a Elizabeth Taylor y a Anna Magnani–, junto a una treintena de pinturas, dibujos, esculturas y fotografías de diversos artistas europeos, como Canaletto, Gaspar van Wittel, Ippolito Caffi, Arthur John Strutt. Obras cedidas por el Museo di Roma (Palazzo Braschi), la Galería Borghese, los Museos Capitolinos, las colecciones de la banca Intesa Sanpaolo y el Círculo de la Caza, y que han contribuido a inmortalizar la imagen de Roma.

Giuseppe Vasi. Plaza de San Pedro, 1774. Museo di Roma, Palazzo Braschi, Roma.

Giuseppe Vasi. Plaza de San Pedro, 1774. Museo di Roma, Palazzo Braschi, Roma.

Sotirio Bulgari descendiente de una familia de orfebres griegos se estableció en Roma a finales del siglo XIX. En 1905 inauguró la que sigue siendo su sede, en el número 10 de Via Condotti. En los años treinta, sus hijos Giorgio y Constantino revolucionaron el diseño de joyas al combinar diamantes con otras piedras preciosas en talla cabujón. Sus atrevidas combinaciones cromáticas se hicieron más audaces en los años de la dolce vita, cuando Bulgari se dio a conocer entre los miembros de la jet set italiana que difundieron la marca por todo el mundo.

En 1990 nace Bulgari Parfums y dos años más tarde aparece su Eau Parfumée au thé vert, una creación de Jean-Claude Ellena que pronto se convirtió en todo un clásico, como clásicos son también Black y Bulgari pour Femme.

eau-parfumee-au-the-vert

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte y Perfume y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s