Doradas notas de sol

Ambré SolaireSi el sol no fuera una estrella habría que concederle el título. En realidad es más que eso. Es el astro rey, le Roy Soleil que diría Dalí. Su energética luz regula nuestros ritmos biológicos y tiene una enorme influencia, a través de la producción de melatonina, en nuestro estado de ánimo como fuente inagotable de bienestar.

Pero ¿a qué huele el sol? Aunque nadie lo sepa a ciencia cierta, a todos nos encanta el delicioso rastro que deja en la arena caliente y sobre nuestra piel tostada. El aroma indefinible del verano que por alguna razón nos llena de optimismo. Porque el sol casi siempre huele a vacaciones, las vacaciones huelen a playa, y para mucha gente la playa sigue oliendo a Ambré Solaire. O mejor dicho, a bencilo, el filtro solar que era la base de este legendario producto lanzado en 1935 por Eugène Schüller, químico de profesión y fundador de L’Oréal. El aroma era tan agradable que se convirtió en una referencia para el consumidor. Hasta el punto de que cuando L’Oréal sustituyó el salicilato de bencilo por otros filtros más eficaces, hubo un importante descenso en las ventas. Al final se optó por volver a incorporarlo.

No hace mucho la violinista francesa, Catherine Lara, encargó un perfume para su espectáculo musical. “Deseaba que oliera a Ambré Solaire –declaró en una entrevista– que me recordara a mi madre de joven, al olor del mar y de la playa”. El resultado se llamó Aral. Otra fragancia muy próxima a este inefable aroma es Ombre Bleue, reformulado como Fleurs d’Ombre, Ombre Bleue de Jean-Charles Brosseau.

Ombre_Bleue_Brosseau

Además del bencilo y los salicilatos que nuestro subconsciente asocia con el placer de las vacaciones, hay otros ingredientes capaces de evocar en un solo acorde el saludable olor yodado de la brisa marina, el fulgor deslumbrante de la arena caliente y la cálida y estimulante luz del sol. Está el frescor acidulado de las hespérides, en especial la bergamota, el pomelo o el limón de Calabria, presentes por ejemplo en la estupenda Eau Ensoleillante de Clarins o en Pomelo de Jo Loves.

Clarins Eau_Ensol

El sabor de las frutas tropicales: la nuez de coco –elaborada a partir del aldehído C18 puesto que no es posible sintetizarlo del natural–, la piña colada, el plátano, a los que se une ahora un aroma tan familiar en el mundo latino como es el de los higos, nota que incorporan ya muchos perfumes, entre ellos, Philosykos de DiptyquePremier Figuier de Olivia Giacobetti para L’Artisan Parfumeur y Womanity de Thierry Mugler.

diptyque_philosykos

Las notas marinas, introducidas por moléculas como la calona y el helional. Y está, por supuesto, el narcotizante y cremoso aroma de la flores blancas: nardo (Polianthes tuberosa), gardenia (Gardenia jasminoides), plumeria (Plumeria alba), jazmín (Jasminum officinale J. grandiflorum), y la flor de Tiaré.

Tiaré

El Tiaré, emblema de Tahití, es un arbusto de flores blancas con un perfume único que impregna la isla entera porque florece casi todo el año. Con la flor de Tiaré se elabora el monoï, la referencia solar por excelencia en el mundo de la perfumería. Es un aceite que los nativos usan como cosmético para el cuidado del cuerpo y del cabello, pero también por sus propiedades medicinales para aliviar trastornos menores como picaduras de insectos, eczemas o migrañas. Le otorgan además un carácter sagrado, y está presente en sus ritos y celebraciones tradicionales. El monoï se obtiene mediante la maceración de flores de Tiaré en aceite de coco (copra).

Pur monoi tiare Musc Monoï de Patricia de Nicolaï y Vanille Monoï de Les Senteurs Gourmandes, incorporan este tipo de ingredientes exóticos en los que también se ha especializado Comptoir Sud Pacifique.

Vanille Monoi

Sin duda, la flor de Tiaré está de moda, por eso la encontramos en muchas de las fragancias más sugestivas de las últimas temporadas:  Terracotta Eau sous le Vent de Guerlain, Givenchy Play for Her, Escale aux Marquises de Dior, Purplelight de Salvador DalíAlien Eau Luminiscente de Thierry Mugler, y como perfume de interior, el aroma marino de la vela Fleur de Tiaré de Patricia de Nicolaï.

fleur-de-tiare

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Materias primas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s