Perfume

Después de tantos días de silencio, dolor y pérdida, quisiera que este primer  comentario del año fuera un homenaje al poder terapéutico del perfume; a su efecto balsámico sobre las heridas y a su capacidad para reconfortar el espíritu. Todos los buenos perfumes poseen una misteriosa capacidad sanadora. Y entre ellos se encuentra el que en mi opinión ha sido el mejor aroma de 2011: Cuir Fétiche de Maître Parfumeur et Gantier. Lo descubrí en noviembre y fue toda una revelación. Hacía mucho que no sentía un aroma tan conmovedor. Volveré sobre él en unos días.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Favoritos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s