Un americano en París

Hoy, 26 de noviembre, felicitamos al Harry’s New York Bar de París que cumple cien años. Dicen que apenas ha cambiado, quizá por ello sigue siendo un lugar imprescindible que envuelto ahora en una seductora aura literaria ha entrado en la leyenda.

París era una fiesta en 1911. Alegre y confiada la ciudad vivía el apogeo de su Belle Époque: los primeros automóviles, el cinematógrafo, los Ballets Rusos, el Cubismo, el Art Nouveau. Todo lo que ocurría en el mundo, ocurría en París, su luminosa capital. Allí, el 26 de noviembre abría sus puertas un nuevo tipo de local con un estilo muy en boga en los Estados Unidos, el New York Bar. Una coctelería tan americana como lo eran sus propietarios, el jockey Tod Sloan y su amigo Clancey que no vaciló en desmontar, pieza por pieza, su bar de Manhattan y trasladarlo, literalmente, a una céntrica calle de la orilla derecha del Sena, la rue Daunou, entre la plaza Vendôme y la ópera Garnier.

El boca a boca circuló a toda velocidad. Los primeros clientes encontraron encantador en el ambiente cosy de este nuevo local decorado con boiseries de caoba de Cuba y un piano-bar donde se escuchaba música en directo. Además el New York Bar no tardó en convertirse en el cuartel general de los aficionados a las carreras de caballos, y enseguida se reveló como el destino predilecto de los incondicionales del buen whisky y de los cócteles más originales.

Pero ¿quién era ese Harry cuyo nombre aparece escrito con luces de neón? Harry MacElhone era el barman del New York Bar. Un escocés enamorado de su profesión, que preparaba cócteles como nadie y que en 1923, cuando la economía de Sloan se fue a pique, le compró el local, añadió su nombre en letras luminosas y lo hizo entrar en la leyenda.

El piano-bar del sótano, Ivories, por el color marfileño de las teclas, sigue teniendo su propia clientela. Una clientela que acude atraída por la posibilidad de escuchar música en vivo, especialmente jazz, y por la seductora atmósfera de este sótano donde se dice que George Gershwin compuso Un americano en París.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s